Nos cansamos 

Nos agotamos de hacernos los fuertes, no podemos mostrar una sonrisa en todo momento.

A veces, el espíritu se pone gris y la luz interior se va apagando.
¿Qué hacemos cuando necesitamos reactivar esa luz?

Queremos no pensar, llorar, gritarle al mundo un millón de cosas e inclusive dejar de existir.

Así hago yo….

Lloro, aunque siendo sincera odio hacerlo pero como evitar no llorar si ya tu alma no puede con tanta agobio. Me duele y mucho; es como un vacío, un agujero negro que se va comiendo todo mi ser y va destruyendo cada parte de mi.

¿Cómo luchar contra ese vacío?

No sé como podría luchar contra algo que no puedo identificar, sólo siento que me aprieta el pecho, me falta el aire y me duele mucho; como si me fuese a dar un paro al corazón.

Nos cansamos de sufrir, de vernos vulnerables, de sentir  ese dolor agobiante que ataca cuando creemos que estamos bien y felices.

Quiero apagar las voces en mi cabeza que hacen que me odie, esas voces que me tumban hasta lo más profundo del agujero sin poder ver nada.

Pero luego sale una pequeña luz y una voz que me dice que si puedo, que estar cansada es natural (somos humanos) 

Esa voz que alivia el dolor de mi corazón, que aplaca mis demonios y consuela mi alma. Me hace volver a respirar con naturalidad y vuelvo a ser yo.

A veces nos cansamos y duele pero si no doliera no valdría la pena.

Anuncios

Un comentario sobre “Nos cansamos 

  1. La evolución tiene un precio muy alto, en terminos de este plano, cuando más cerca nos encontramos, mas rara será la sensación de tránsito por esta vida; desde niño, sentí que era un inadaptado. La escuela era tediosa, pesada, con muy pocas cosas de interés para mi, que generalmente andaba volando con mi imaginación…soñaba despierto, de manera literal. Por lo general, un sentimiento recurrente es el de que nadie te comprende, ese me ha acompañado toda mi existencia, es famiia de aquel otro vinculado al hecho de que le haces favores a todo el mundo, te inmolas por todo tu entorno y nadie te agradece. Te hacen sentir que era tu obligación sacrificarte por cosas o situaciones que no sientes que están vinculadas a ti. Y lo peor es cuando estás en medio de gente que, todos los días, te presiona, indicandote que no lo vas a lograr…una de las frases que más escuché entre los 15 y 18 fue la de: aterriza, se responsable, tu vida es una paja mental.
    Para ese entonces, nunca me imaginé que la estrategia que me llevaría a asumir un estilo de vida particular, hoy sería famoso en el mundo de la motivación y sicología y la bautizarían como resilencia…siento que fui uno de los padres prácticos de la resilencia y el auto coaching…en conclusión la vida, el entorno, la gente todo puede cabrearnos a un nivel tipo experto; pero si has identificado un sueño en tu vida y te enamoras de ese sueño, y decides luchar por el como en los cuentos de hadas….nadie te podrá detener, nada, ni nadie. El más grande reto en este tránsito físico es superar los miedos, los temores…ellos representan un gran lastre. Una vez logras tu primer sueño, vas tomando experiencia y los subsiguientes, no serán más fáciles, pero si accesibles. Aprendes que si hay un Ser Supremo maravilloso, que respeta tu libre albedrío, solo no hagas daño a nadie ni a ti, y ejerce el libre albedrío. Aprendí que las riendas de la vida debe asumirlas uno mismo, sin culpar a más nadie, ni a más nada. Luchar es hermoso y saborear cada victoria por pequeña que se es más sabroso y aún las derrotas bien analizadas, son ricas porque te enseñan un chorro de cosas.
    En fin ejercí mi libre albedrío y hoy me siento feliz, como si hubiese vivido muchas vidas…quise actuar en una obra y lo hice, quise ser lider estudiantil y lo hice, quise ser el presidente de mi generación y lo hice, quise estudiar en el extranjero contra todos los pronosticos y lo hice, quise atravesar medio continente en bus de pueblo en pueblo y tener la experiencia de quedar en medio de una guerra y lo hice, subir y codearme con el jet set polifico de la región….bueo en fin. El mensaje es que todo es posible para todos, solo hay que creer, creer en Dios y creer en uno mismo..entender que todo en la vida es un proceso y que hay que disfrutar cada instante, porque el tiempo no regresa y cada instante está alli para que lo disfrutemos…sal, camina, lee un buen libro, plantea tu vida en terminos estratégicos, siempre ten un plan y planes alternos, no te ancles con la negatividad, ni con gente negativa, siempre sonríe, hay que ser positivo, porque con esa energía positiva uno atrae cosas positivas.. Hay que entender el juego de la vida y jugarlo, al final el truco no necesariamente es ganer, sino disfrutarlo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s